¿Quién mató al Surf?

El surf lleva extendiéndose durante las últimas 6 décadas por el planeta desde que los primeros riders americanos decidieron romper las pautas de la vida oficial americana y su rutina para embarcarse en una aventura en busca del verano sin fin. Estos valientes, de la talla de Mickey Dora o Greg Noll, fueron una especie de anarquistas del surf donde lo importante era sobrevivir sin trabajar para poder pasarse todo el día en la playa cogiendo olas, haciendo hogueras y robando piñas y hortalizas en las fincas para poder comer.

A medida que fue transcurriendo el tiempo, los surferos con mentalidad empresarial abrieron las primeras tiendas surf en California y Hawaii, y con ellas también llegaron los primeros talleres de tablas de surf y neoprenos. Este fue el nacimiento de las marcas de surf. 60 años más tarde el panorama es desolador, el surf está corrompido de tal manera que mucha gente se preocupa más de la marca que usa en su ropa y de la tabla que lleva, que de sentir la aventura, viajar y conocer nuevos picos.

En todas las playas hay un enjambre de jóvenes riders que parecen sacados directamente de las revistas de surf, unos de los responsables de la decadencia del surf. Estos nuevos surferos llevan sus gorras, cintos, pantalones y camisetas de las marcas que nos bombardean para que copiemos a los surfistas de sus equipos y parecer más guays y surferos profesionales.

Lo más grave de esta situación es que nos hemos vuelto tan estúpidos que estamos dispuestos a pagar 120 euros por una sudadera de algodón que cuesta en fábrica menos de 10 euros y está producida en China o Taiwan por trabajadores esclavizados que cobran un par de euros al día por jornadasde 10 horas en la fábrica.

Tampoco tenemos que ser radicales y volvernos antimarcas, ya que algunas apoyan la sostenibilidad y colaboran en proyectos sociales, pero tenemos que ser más exigentes con lo que compramos, ver su procedencia y pensar si realmente es necesario pagar por unas zapatillas de lona 90 euros cuando en la feria valen 3 euros. Ahora mismo tenemos casos sangrantes como la nueva marca Nike 6.0 donde algún ejecutivo que gana millones y su equipo de marketing decidieron formar un equipo y sacar una nueva marca de surf que no tiene ni historia ni arraigo, pero con anuncios en las revistas ya se aseguran su cuota de mercado.

¿Cuándo vamos a abrir los ojos y dejar de colaborar con esta estupidez?

Un surfero sólo necesita una tabla de surf, unas quillas, un invento, una toalla y un buen neopreno. Todo lo demás es innecesario y superficial. Las revistas venden humo y ayudan a difundir las marcas como si fuesen algo imprescindible en nuestra vida. O paramos esta tendencia alienante y capitalista que está llevando a confundir el surf con las marcas y la competición, o un día veremos que el surf está muerto y se habrá convertido en un negocio como el futbol, las motos o el ciclismo.

De nosotros depende transmitirle a las nuevas generaciones de surferos que lo importante es ser un surfero de alma, un surfero libre y en armonía con la naturaleza, y no un surfer de tiendas ni de postureo. La sensación de montar una ola no depende del dinero que tengas en el banco, de la ropa que vistas y mucho menos de la marca de tu tabla.

Se libre, surfea las olas y no vivas el antisurf.

Kiko Campos

SurfMarket.org

Dedicado a nuestro amigo Julián Yañez Silveira "Keima", un auténtico soul surfer.

Compartir en TuentiCompartir en FacebookCompartir en Twitter

Videos recientes:

¿Necesitas una funda para tu tabla?

Accesorios para coches y furgos!


¿Quiéres recibir el boletín mensual con las mejores ofertas?

Apúntate si quieres recibir nuestro boletín mensual con las ofertas nuevas y cupones de descuento!
Términos y Condiciones
Gracias por confiar en Surfmarket.org

Creative Commons - Copyleft 2014 Surfmarket.org - Web realizada por Joomlaempresa.es