Desde el escarpado lado de barlovento, pasando por el paraíso personificado de Waikiki, hasta las consecuencias sin límites del North Shore, cada día en Hawaii supone una nueva aventura. Una nueva oportunidad. Una nueva oportunidad de vivir la vida al máximo.

Ya sea con Barron Mamiya en el foso de Pipe, con Billy Kemper surfeando las olas más potente del mundo, o simplemente con Kani en Queens, donde el agua azul y la sombra de Diamond Head nos recuerdan dónde hemos estado y adónde vamos.

Regístrate o identifícate para comentar