Siete días en la roca con Erwin Bliss y Héctor Menéndez. Los vientos alisios los llevaron a Fuerteventura desde Dakar, pasando por una escala en Barcelona. Pruebas de PCR y hoteles en el aeropuerto. Algo así como un viaje.

Entrar en Canarias; africana por su ubicación y europea por su cultura. Donde acaba España y empieza el Sahara, separados por apenas 80 millas de mar. Las rocas, el viento, el desierto y el polvo. Y el mar, siempre el mar. Oímos rumores de que había mejores vientos en Lanzarote y nos fuimos allí. Más tarde descubriríamos que el viento sería el mismo. Siempre del norte. Siempre en, o cruzando la orilla.

Los vientos del sur sólo son algo que ocurre en la memoria y nunca en la vida real. Nos pararía la Guardia Civil y a Erwin le darían un tirón de orejas. Héctor nos guiaba en nuestro viaje por las islas y surfeaba con unas twin de gran tamaño con una maestría increíble. Exploramos todos los rincones posibles en torno a los parámetros de la roca que llamamos hogar durante siete días, dejándonos guiar por los alisios. Intentando escapar del viento, pero al final, abrazándolo.

Regístrate o identifícate para comentar